• Carlos Monsalve

Universo Personal

Dra. Inés M. Flores


MONSALVE Y SU TRAYECTORIA

Carlos Monsalve (Cali, 1957), viene de una tierra ardiente y fecunda, bañada por el río Cauca; y se naturaliza en el Ecuador, donde se lo acoge como a un hermano más. No tarda en demostrar sus relevantes condiciones de artista, que la crítica reconoce sin vacilación.


Gran conocedor del oficio, es un pintor y dibujante de imaginación desbordante, alimentada por muchas lecturas. Cuando descubre el grabado, experimenta con las diversas posibilidades de esta técnica, y su obra se amplía extraordinariamente; a lo que se añade la práctica de la escultura en pequeño formato.


Obedeciendo a su vocación artística frecuenta academias privadas de pintura en su ciudad natal; incursiona primero en el diseño gráfico y después cursa Artes Plásticas en la Escuela de Bellas Artes del Conservatorio de Cali, academia que abandona para dedicarse a su obra. Más allá de las aulas es un trabajador obsesivo, incansable, perfeccionista. Se relaciona con los clásicos de los siglos pasados estudiando y visitando museos, y eso enriquece su experiencia, permitiéndole desempeñarse también como profesor de dibujo, pintura e historia del arte.


De modo que nada en el campo de la plástica le es ajeno a Monsalve; ni siquiera el secreto de los materiales con los que trabaja. Pero el centro de su temática es el ser humano; aunque en su obra aparecen también seres alados, figuras extrañas y entes mitológicos como el centauro y el unicornio. A veces sus figuras se muestran como en tercera dimensión, invitando al tacto.


EN EL TALLER

Ordenado y pulcro, Monsalve se desenvuelve en su taller como un místico del oficio, dando curso a su imaginación y valiéndose de cualquiera de las técnicas que domina. La atmósfera está saturada de fantasía, a la cual el maestro da formas para aplicarlas al lienzo, a la cartulina, a las planchas del grabado o a los materiales de la escultura.


En su pintura revela un afortunado sentido cromático que confiere a su obra admirables valores tonales, adecuados al equilibrio de una composición muchas veces compleja. Sus inquietudes intelectuales explican la diversidad temática de la obra de Monsalve, que incursiona con frecuencia en mundos extraños de su imaginario personal, y sus inquietudes en el orden estético, que producen singulares efectos. Es un ir más allá de lo real, por los caminos del misterio y de la magia, en una deslumbrante fabulación onírica. Con la destreza del virtuoso dibujante y colorista que es, Monsalve crea enigmáticas atmósferas como escenario de sus criaturas escapadas del algún secreto y misterioso bestiario.


CARACTERÍSTICAS

Entre las características de la obra reciente de Carlos Monsalve se halla el color, más fresco, más vital. Durante años este pintor ha venido trabajando con una paleta más bien monocroma, evitando los tonos violentos; y para conseguir el poder expresivo de la emoción sensual, se basaba en los matices y en la relación de los complementarios. Pero la constante búsqueda y la experimentación, le han conducido a la conquista de una cromática más rica, asimilando gamas vinculadas con lo que él llama su “ecología personal”.


En esa línea ha descubierto la poderosa magia de la manigua americana, mientras escucha el canto de las profundidades, en donde late el imaginario de sus desveladas lecturas, con los personajes de la mitología universal. Su fantasía no cede, y de todas partes convergen los habitantes de sus sueños.

El lenguaje de Monsalve es figurativo, y por ese medio se expresa en un registro contemporáneo, que no reniega de las audacias formales; pero se afirma en la admiración por los valores de lo clásico, particularmente en lo relacionado con el dibujo impecable.


LA MADUREZ

Carlos Monsalve, en plena madurez artística, goza de una firme reputación como pintor y maestro en artes gráficas. Su obra es altamente apreciada por los amantes del arte, y ha merecido el reconocimiento de la crítica más exigente, que ha puesto de relieve su poderosa creatividad, así como el refinamiento de su técnica.

Se interesó desde el principio por la cuestión social, pero también por lo que él ha llamado “los espacios interiores”; así como, en su momento, por el mundo de la bohemia, en su Cali natal.


El signo de lo mágico aparece después, con la creación de un asombroso universo imaginario de carácter muy personal, que podría identificarse como una fantasía onírica de rara seducción; que nos remite a la literatura, a la mitología y a las tradiciones, leyendas y relatos colombianos y, en general, de este continente.

La paleta de Monsalve, en la que ahora predominan los tonos oscuros, los verdes y los azules; es de una calidad exquisita, con pigmentos que el maestro aplica sabiamente, con mano segura y largamente ejercitada. El claroscuro adquiere en sus lienzos inquietantes matices, que marcan transiciones cromáticas graduales y sutiles. Las sombras dan paso a una luz tamizada, para iluminar los espacios que quiere destacar el artista, y que de ese modo asumen una presencia sobrenatural, dejando de ser una evidencia para convertirse en una aparición irreal.

Monsalve concilia hábilmente las tensiones extremas, neutraliza los contrastes y hace verosímiles sus fantasías, gracias a un manejo magistral de las formas, los colores y los contenidos. La mítica presencia, en sus cuadros recientes, de figuras como la Mapiripana, sacerdotisa de los silencios, y de la anaconda, ese enorme reptil que en una tela luce adornos fantásticos y se desplaza hacia el Amazonas, llevando en su lomo a unos curiosos personajes; revelan la convivencia del enigma y la realidad.


En Monsalve es difícil separar al pintor del dibujante, del grabador, del escultor; porque en él todas esas técnicas se conjugan: es el artista, el artesano, el artífice. Lo hace todo con la misma pasión, obedeciendo a los misteriosos mandatos de su yo profundo. Para eso tiene a la mano en su taller, en donde se recoge cotidianamente como en un santuario, todos los instrumentos, todos los materiales, todas las pócimas; para materializar en el soporte los asombrosos productos de su fantasía, de su inagotable creatividad, alimentada por sus sueños; donde habitan recuerdos, lecturas, misteriosas visiones, que el artista solo ha podido descifrar en estado de gracia.


9 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

La gráfica artística

Carlos Monsalve La Gráfica Artística El advenimiento de las nuevas tecnologías y la aparición de avanzados soportes, sin duda, revolucionan día a día los potenciales de las manifestaciones artísticas

Retratos en su ambiente

Jaime Zalamea Si esta obra de Carlos Monsalve se hubiese mostrado en cualquier galería convencional, el resultado habría sido catastrófico. Es posible que el cóctel de inauguración hubiese culminado e

SELLO fondo transparente.png

© 2019 TIUA studio

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube